jueves, 13 de septiembre de 2012

Erase otra vez.

Erase una vez una historia, la misma historia que la gente se limita a repetir.
Chico conoce a chica en el colegio, se enamoran y al cabo del tiempo no pueden vivir el uno sin el otro.
Bueno, a veces varía lo de conocerse en el colegio por el instituto, la universidad, incluso en un bar,  o vacaciones de verano.
La base es la misma. ¿Cuántas historias empiezan o acaban igual? Están hechas del mismo molde. Siempre. Aunque cada historia tenga sus matices.
Aunque hay veces, pocas veces, que la cosa es totalmente diferente.
Y esta fue una de esas veces. El chico no conoció a la chica, sino la chica conoció al chico. Y no fue ni en el colegio, ni en el instituto, ni en la universidad ni en el bar de la esquina.
Se re-conocieron en la residencia de ancianos, después de una vida separados. Es así, se re-conocieron, porque ellos ya se conocían desde hace muchos años, cuando la madre de ella limpiaba en la casa de él.
Hay personas destinadas a encontrarse. Y tras una vida sin saber que se buscaban, ellos se encontraron.

©Alejandra
Don't Copy
 

4 comentarios:

  1. bonita historia, diferente y espacial(:

    Saludos de la chica de los chicles, que espera tener una historia tan poco peculiar
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de verdad:)
      me paso por tu blog! un beso

      Eliminar
  2. dont copy jajajaja s i el destino ♥
    wiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pues ni con un cartel de luces de neón la gente se entera de que no me gusta que copien mi trabajo
      un beso Doamna care plânge

      Eliminar